Método de virtualización revolucionario

No se necesitan programas de virtualización adicionales

La característica más provechosa en que se apoya el sistema de virtualización KVM se debe explícitamente a la compilación en el SO de la máquina anfitriona, con lo que la necesidad de capas de virtualización adicionales se reduce a cero. Lo que quiere decir que ya no se tiene que buscar otro programa de software más conectando la máquina anfitriona con las máquinas huésped acabadas de crear. Lo que también ayuda a eliminar el papel de punto único de fallo de la capa de virtualización. Esto se traduce en KVM VPS más rápidos y más estables cuando comparados con otros Servidores VPS.
Método de virtualización revolucionario

Una utilización de los recursos mucho mejor

Asignaciones de servidor a su disposición ilimitada

Al eliminar la sobrecarga de relacionada con la existencia de un nivel de virtualización extra a través de la cual pasa el flujo de datos completo en dirección al servidor principal, los Servidores Privados Virtuales KVM es capaz de disfrutar de un grado de utilización de los recursos del servidor muy mejorada. Los procedimientos de la virtualización KVM se caracterizan por una integración directa en el núcleo del sistema operativo del host físico, o sea que todos los Servidores Privados Virtuales se comunican con el hardware del servidor directamente. La menor redundancia en la comunicación lleva a un rendimiento de la vida real mucho más célere en comparación con otros sistemas de virtualización.
Una utilización de los recursos mucho mejor

Un control absoluto en lo que se refiere al sistema operativo

Una completa libertad para instalar el sistema operativo de su preferencia

Una de las limitaciones de los Servidores Privados Virtuales, vs. los servidores reservados, resulta ser el sistema operativo en sí – generalmente usted está limitado a una selección de sistemas operativos permitidas por el proveedor. Contando con VPS KVM, en cambio, ya tiene la oportunidad – efectivamente instalar cualquier sistema operativo que sea compatible con los parámetros de su servidor o la configuración de hardware del servidor madre. Un efecto oportuno que se ha conseguido gracias al método único de virtualización KVM. KVM entra en núcleo del SO del servidor, con lo que queda garantizada la comunicación directa de las máquinas virtuales con el servidor físico, sin la necesidad de una capa de comunicación adicional, que suele ser parte de muchas otras soluciones de virtualización.
Un control absoluto en lo que se refiere al sistema operativo
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL